Cerrar comentarios (x)
Comentario enviado por Antonio Gallego el 20-Mayo-2009
Querido Antonio



Quiero erigirme hoy en este día tan triste para la música, en la voz de las personas que tuvimos el inmenso placer de compartir contigo momentos mágicos que volaban hacia nosotros a través de los acordes de tu inolvidable guitarra. Momentos, en los que nos sentíamos transportados al lugar donde el sol es espiga y deseo, al lugar donde se funden la nieve con el huracán y el abismo, al lugar donde el mar es bandeja de plata e infierno a la vez. Querido Antonio, al llegar hoy a ese lugar, al lugar donde se creó la primera luz y donde germinó la semilla del cielo azul, al lugar de donde tu viniste y al que hoy has regresado, cierra tus ojos y acuérdate de todos nosotros uno por uno. Acuérdate de la chica de ayer, de tus amigos del Penta, de las tres mil noches sin Marga, de tu desordenada habitación, de la muchacha que no esperaba a nadie más que a ti, de tu familia, de tu madre a quien dedicabas villancicos en Navidad, y de ese chico que nunca logró alcanzar tu talla de guitarrista y al que no hacías demasiado caso, pero que logró intuir, al igual que tú, que ese sitio que tu nos brindaste es real y que existe dentro de cada uno de nosotros. El lugar desde donde nos ofrecerás tu último y más glorioso concierto. Allí estaremos todos esperándote, querido Antonio, en el sitio de tu recreo.

Descansa en paz

Antonio Gallego
Escritor y poeta