BLOG DE LA MEDIAPÁGINA

Viernes 1 Abril 2011

Entrevista a Jacinta Cremades, traductora de Mis ceniceros, y David Villanueva, editor de Demipage y traductor de Mis ceniceros, en el programa En la nube de RNE 3, 30/03/2011.
Escúchala aquí.

Puedes comprar Mis ceniceros, de Florence Delay, en nuestra tienda on line.
Jueves 31 Marzo 2011





Inventario de recuerdos y cenizas


La escritora francesa Florence Delay, traductora de clásicos como Calderón de la Barca o Fernando de Rojas, publica Mis ceniceros, un librito en el que repasa algunos de sus recuerdos a través de estos objetos.



Florence Delay (París, 1941) se ha cansado de «olvidar para evitar el sufrimiento» y ha encontrado en los objetos una manera de recordar. Mis ceniceros (editorial Demipage), el último libro de la escritora y traductora de clásicos de la literatura española como Calderón de la Barca, Fernando de Rojas o Lope de Vega es su excusa para reflexionar sobre la desaparición a través del humo. «No es el momento alegre de encender el cigarrillo, es la rapidez con la que se acaba, el humo que se va», dice la también académica de la lengua francesa.


Buscando el tono para los personajes de su novela El fin de los tiempos ordinarios Delay dibujó uno que se parecía mucho a ella. Un banquero que cuando caía el sol se tomaba un whisky fumando cigarrillos y describía sus ceniceros. «Asumí que los recuerdos de mi banquero eran los míos y años después decidí alargar el tema añadiendo otros tantos», dice la escritora excusando su castellano «cansado» porque, por un misterio que esconde detrás de una sonrisa, lleva mucho tiempo sin visitar España. «Así encontré una manera, un poco rebuscada, meditativa aunque divertida, de escribir un librito nuevo».


Mis ceniceros no es un ejercicio de coleccionismo. La escritora no es capaz de recordar cuántos de estos objetos o detectives privados, como los define en el libro, tiene en sus tres casas. «Acabo de mudarme, he regalado 2.000 libros», dice aliviada, «me siento mucho más ligera porque quiero avanzar, apartando las cosas». Florence Delay confiesa que le gusta engañar con el lenguaje, por eso sus páginas se llenan de metáforas como la que representa el cenicero de su abuelo, un ataúd, de los pocos que se salvan de la criba. «Me gusta parecer muy sencilla y esconder secretos detrás de las palabras. Es como cuando patinas sobre una superficie de hielo y te sientes muy ligera sin olvidar que debajo hay algo más».


De este repertorio de memorias no se desprende tampoco una autobiografía, sino «un regalo de paz a través de todas estas cosas inquietantes». Delay, como una bailarina, pasa de puntillas por su vida, cita pero no desarrolla. «Escribir que tuve un amante con ojos de color nicotina no dice tantas cosas sobre mí», se justifica. «Lo mío no interesa, pero creo que usar el yo, a veces puede servir de guía». Y así recorre entre humos los años en los que compartía ruedo con Hemingway y Dominguín, con su padre, el importante psiquiatra Jean Delay, con su hermana y su madre, artista del fumar: «La recuerdo con su pitillera dorada, ofreciendo sus cigarros en un gesto precioso».


«La prohibición de fumar es muy difícil para mi generación. Todos los escritores que me gustaban como Albert Camus, André Malraux o Sartre tenían su pitillo. Para mí, el fumar siempre acompañaba al trabajo intelectual». Y aunque en toda la conversación no hace apología del tabaco, ni siquiera amagando con salir a fumar, la melancolía del humo la lleva a recitar las palabras de su amigo Ramón Gómez de la Serna: «En París era pipa y no hombre». Paladea la frase como un buen cigarrillo y continúa. «Veía a Ramón paseando por la noche a orillas del Sena entre los puestos de libros, un cementerio que resucitaban a la mañana siguiente». Cuando los intentos por definir Mis ceniceros parecen agotados, aparece con este recuerdo la idea del epitafio que Delay se apresura en negar. «Creo en la resurrección y estoy convencida de que lo haré como les pasa a los pitillos cuando se acaban, te fumas otro y resucitan. Así seré yo, volveré».



Entrevista a Florence Delay, autora de Mis ceniceros, en El País, 31/03/2011.

Foto de Uly Martín.



Puedes comprar Mis ceniceros, de Florence Delay, en nuestra tienda on line.

Lunes 28 Marzo 2011

Mis Ceniceros, de Florence Delay, en ABC Cultural, 26/03/2011.

Puedes comprar Mis ceniceros, de Florence Delay, en nuestra tienda on line.

Jueves 24 Marzo 2011

La siesta de M. Andesmas, de Marguerite Duras, en Cambio 16, 16/02/2011.

Puedes comprar La siesta de M. Andesmas, de Marguerite Duras, en nuestra tienda on line.
Martes 22 Marzo 2011

Mis Ceniceros, de Florence Delay, en La Voz de Galicia, 19/03/2011.

Puedes comprar Mis ceniceros, de Florence Delay, en nuestra tienda on line.
Jueves 17 Marzo 2011

Demipage publica Viento de primavera, de Hubert Haddad, autor de Palestina.

Puedes comprar Viento de primavera, de Hubert Haddad, en nuestra tienda on line.
Martes 15 Marzo 2011

Mis Ceniceros, de Florence Delay, en La Rioja, 13/03/2011. 

Puedes comprar Mis ceniceros, de Florence Delay, en nuestra tienda on line.
Jueves 10 Marzo 2011

Presentación de Farolito y los seres invisibles, de Issa Sánchez-Bella y Catherine François, el próximo 12 de marzo a las 12h. en la librería Tipos Infames, c/ San Joaquín, 3, Madrid.

Puedes comprar Farolito y los seres invisibles en nuestra tienda on line.
Martes 8 Marzo 2011

Nuevo alfabeto ruso, de Katia Metelizza, en Marie Claire, marzo de 2011.

Puedes comprar Nuevo alfabeto ruso, de Katia Metelizza, en nuestra tienda on line.
Jueves 3 Marzo 2011









La vida se (es)fuma como un cigarrillo


Los objetos guardan las circunstancias mejor que la mente». Con esta frase tan proustiana –recuerden ese sabor de la magdalena–, la escritora francesa Florence Delay (París, 1941) explica su pasión por los cigarrillos, los ceniceros y porqué les ha dedicado su último libro, un recorrido por sus experiencias vitales a partir de estas piezas llenas de ceniza. «Son los compañeros que me cuentan cosas de mi vida. Yo no tengo memoria. Prefiero olvidar antes que recordar», explica la
escritora. 


Florence Delay, académica de la lengua francesa actriz ocasional, responde al teléfono desde su casa parisina. Habla un español correcto, estudiado durante décadas después de traducir a autores del Siglo de Oro como Calderón de la Barca y Lope de Vega. El libro Mis ceniceros, que en unos días publicará Demipage en castellano, alude también a un viejo concepto de la cultura española: la tragedia de la brevedad vital. «Este libro es una metáfora sobre el humo, que para mí es igual a la dispersión. El libro trata de esa llama que se enciende y se apaga como metáfora de la vida breve del ser humano», apunta citando como referentes la obra del compositor Manuel de Falla y la novela del escritor Juan Carlos Onetti.


El estilo literario de Delay es complejo. Sus frases son cortas. Los recuerdos se construyen a partir de flashes, de fragmentos. De hecho, en la traducción del libro al español han trabajado hasta cinco personas. Pero es una estructura que tiene su razón de ser: «Esta estética está tomada de Ramón Gómez de la Serna. El párrafo es la forma literaria del cigarrillo. Empieza y acaba. Y cada frase es independiente».


«Todo lo que apaga y se enciende de nuevo es apasionante», escribe Delay en su libro. Hay una muy visible llamada a la sensualidad entre las líneas del relato. El cigarrillo adquiere una imagen sensual que para Delay procede, sin duda, del acto de fumar relacionado con el de escribir. «Yo escribo desde que tenía 20 años y necesito encender el cigarrillo para encender la frase. Y puedo dejar de fumar, pero no cuando trabajo, porque el pitillo me conduce a la intimidad», aclara Delay.


Amor por los toros


En el libro, la autora recorre aquellos retratos de personajes que han logrado la trascendencia gracias a tener un cigarrillo entre sus dedos. Es el caso de Humphrey Bogart, André Malraux o Jean Paul Sartre. Ella no se explica bien por qué ahora, mediante photoshop, se acaba de un plumazo con este objeto. De ahí que también ponga en duda las leyes antitabaco que ya funcionan en bastantes países de la Unión Europea. «Desde luego, fumar es un error y un peligro, pero entre el error y la prohibición hay un margen bastante amplio. Más que prohibir, habría que enseñar a que cada uno sea dueño de sí mismo», reflexiona.


A la transgresión que suscita Mis ceniceros por sus odas a un artículo perseguido ahora por la ley en los espacios públicos, se suma la pasión que la escritora también demuestra por la tauromaquia. Delay llegó al mundo de los toros gracias a los textos de José Bergamín. «Me hicieron pensar en la música callada del torero», sostiene. Por eso también se le escapa el debate que hay en nuestro país sobre la fiesta taurina: «Los toros están en toda la cultura española. Acabar con ellos es suprimir la historia de la pintura y la literatura española».


Florence Delay cierra la conversación hablando de su amor por los escritores españoles. Por Lorca y Calderón. «No puedo vivir sin ellos». Tampoco sin el pitilllo.


Sólo cuatro mujeres en la Academia Francesa de la Lengua


Florence Delay es académica de la lengua francesa desde el año 2000. Ocupa el sillón décimo –en Francia los académicos se clasifican por números y no por letras como en España– y fue precedida por el filósofo y escritor Jean Guitton. Su presencia es, sin embargo, toda una anomalía en la ‘docta casa’ francesa: sólo cuatro mujeres de un total de 40 miembros poseen en la actualidad un sillón en la institución.


«Es cierto, no somos muchas. Y la primera mujer que entró, la escritora Margarite Yourcenar, lo hizo hace 25 años», señala Delay. La Francia de las revueltas de mayo del 68, de la independencia, la libertad sexual y de la Revolución también tiene sus lastres en los centros de poder. «Es lógico, ya que fue una institución sólo de hombres durante casi siempre. Las cosas cambian, pero despacio», manifiesta la escritora.


Paula Corroto, Público, 01/03/2011.


Puedes comprar Mis ceniceros, de Florence Delay, en nuestra tienda on line.

© DEMIPAGE 2018